SUSCRIBETÉ

Infinito Uno | PERFECCIONAMIENTO
17067
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-17067,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
Portfolio

PERFECCIONAMIENTO

About This Project

«Experimentaré mi perfección (intrínseca a todos) descodificando el estado pluripotencial de mi ser  mediante un proceso de transformación progresiva y evolutiva, donde adoptaré diferentes formas físicas, mentales y espirituales acorde a cada estado de mi ser en cada punto del trayecto. Cada forma que adopte mi cuerpo, mi danza y mi sensibilidad será perfecta a la etapa que le corresponda.»

Elena Grish


CONCEPTOS ASOCIADOS A PERFECCIONAMIENTO


sentido / identidad / progreso / evolución / mejoramiento / técnica / camino / manifestación de la esencia / crecimiento / fruto / forma / visible / expresión / capacidad / potencia / fuerza / fortaleza / habilidad / destreza / alcances / horizonte / limite / amplitud / conocimiento / estudio / práctica / repetición /  entrenamiento / ensayos / acción / reflexión / conexión /complejidad / proceso / camino / etapas / ajustes / ciclos / acompañamiento / entrenador / coreógrafo / bailarines / compañía / sistema / ser / seres / manifestación / desenrollar / esculpir / cuerpo / cuerpos / espacio / escena / sensaciones / sensibilidad / creación / belleza / conexión.


(…)y cuando la anatomía se perfeccione se demostrará fácilmente, a través de ella, la relación de la estructura del hombre con los gustos que la habrán afectado. (…)

D.A.F de Sade, -justine o los infortunios de la virtud

«Para el cuerpo del danzante contemporáneo, en todo caso, la tendencia se situaría más bien en el extremo opuesto. La obra  coreográfica no debe analizarse ya como simple objeto. Es preciso considerarla, por el contrario, como una lectura del mundo en sí, como una estructura de información deliberada, un instrumento de esclarecimiento sobre la conciencia contemporánea.»

Laurence Louppe  (Poética de la danza contemporánea)


 

ENSAYO SOBRE PERFECCIONAMIENTO 


 

Al hablar de mi perfeccionamiento, es inevitable comenzar a hablar de mi sentido y de mi propósito. El perfeccionamiento entendido como proceso de esculpir y dar forma a una obra de arte, en este caso una danza, dependerá del propósito, objetivo y uso de esa obra. A la vez, el perfeccionamiento de obra artística va inevitablemente de la mano del perfeccionamiento o transformación evolutiva del propio artista y sus capacidades y destrezas en diferentes planos. A diferencia de otras artes, en la danza, la obra coreográfica y el bailarín están fundidas íntimamente en una unidad durante su exposición pública o privada. Aquí el cuerpo de la obra es una fusión de cuerpos (como ya abordé en el apartado del territorio): cuerpo danzante, cuerpo-espacial-escénico-paisajístico, cuerpo-de baile, cuerpo-energía, etc. El bailarín se expone el mismo al exponer su obra, es la obra en sí misma, sin serlo a la vez. Por lo tanto, al hablar de sentido y propósito del perfeccionamiento, nuevamente tendremos que abordar diferentes planos que son trabajados conjuntamente para dar a luz a una pieza dancística que conmueva los afectos y emotividades.

 

Mi perfeccionamiento, por tanto, como bailarina y el enfoque que haga de él, funcionarán con una doble naturaleza, por un lado como camino de progreso personal en los planos de pensamiento, cuerpo y espíritu, que desembocarán en un mejoramiento de las destrezas físicas y expresivas de mi cuerpo y de mi danza, materializándolo en una gama más amplia de efectos bellos, o conmovedores, que muevan las emociones del alma, a través de la estética y deleitamiento de la percepción visual y sensorial propia del receptor o público de la obra dancística. Pero a la vez, el mismo proceso de perfeccionamiento, en el marco de ensayos, errores y aprendizajes, y conocimiento del cuerpo, de la técnica, de la obra coreográfica… funcionará como manifestación de mi propio estado de conciencia, físico y emocional, del estado de mi propio ser (que contiene todas las posibilidades de forma potencial) en ese momento de mi proceso.

 

Por tanto, el valor y propósito que le doy a mi crecimiento evolutivo es el de posibilitar una mayor manifestación de las perfecciones del ser y de mi ser a través de mi danza, y a la vez como herramienta de aprendizaje y conocimiento de mi propio estado mental y espiritual manifestado a través de mi condición física presente. Siempre bajo el marco conceptual de un camino progresivo de aprendizaje y práctica, en el que se va desplegando mi potencial. Un camino con diferentes ritmos, necesidades, posibilidades y alcances, pero siempre en miras de la evolución e integración de los diferentes planos de ese ser-bailarín, ser-persona, ser-cuerpo, ser-espíritu, ser-singular, y ser-el mundo que me rodea. Ser infinito en uno.

 

Como bien apunta Laurence Louppe  en Poética de la danza contemporánea, el reto del bailarín y coreógrafo de este momento histórico es poseer la habilidad y percepción suficientes para hacer de la práctica coreográfica una fuente de conocimiento de la realidad y de su realidad. Una puerta de acceso a entender el mundo y a aprender a mirar. De este modo, la práctica artística debe ser entendida como un sistema de transferencias, de intercambios de ida y vuelta, como proceso creativo que genera nuevo conocimiento, nueva energía que afecta al bailarín, al público que contacta con la obra coreográfica y a la sociedad como consecuencia. Al mismo tiempo, el bailarín y el coreógrafo (especialmente) se nutre de la energía y estado energético y de conciencia del mundo y de su entorno más inmediato. La obra que se baila supone un reflejo de los procesos históricos y de conciencia colectiva que transcurren y habitan en ese lugar y período; y a la vez, contienen la energía y conciencia singulares de los artistas que la crean y la bailan. Entonces, la obra coreográfica imprime también una nueva potencia a los habitantes de su territorio, generando nuevos flujos, nuevas sensibilidades,  nuevas miradas y posibilidades de actuación no contemplados antes. Seguramente, descubran algún afecto dormido en todas las personas que contacten con la pieza bailada. Y probablemente, la danza produzca una resonancia magnética que viaje más allá de los límites físicos que la contienen, una reverberación expansiva que como la polinización haga viajar al germen de su esencia mediante nuevas frecuencias invisibles a otros territorios, a otros cuerpos y almas que vibren en su frecuencia, despertando sensibilidades transformadoras. De este modo, la danza afecta y es afectada, genera vibración, energía, patrones y redes de intercambio, permitiendo e influyendo en el movimiento y cambios del mundo, siendo energía motora (como lo son las otras artes) que contribuya a la evolución del mundo y de sus gentes.

 

 


«En lo sucesivo, el enfoque teórico-crítico de la danza, como acertadamente ha señalado Gay Morris, va más allá de la cuestión de saber -cómo debe estudiarse y analizarse la danza-, en favor del -lugar de la danza en la cultura y en la historia-. En otras palabras, no es tanto lo que trabaja la danza, sino aquello en lo que la danza misma viene a trabajar, el medio humano en el que desarrolla sus posibilidades y sobre el que ella misma propone un saber (y una interpretación).»

 

«Desde que empecé a (usar este método) tengo la impresión de que se cómo dibujar…Y sé porqué mis dibujos tienen esta intensidad: es porque no intervengo. Entre la naturaleza y el papel he eliminado el talento. No pienso. Simplemente me dejo ir.»     

Auguste Rodin


 

Es muy importante comprender y mirar a nuestro perfeccionamiento como un proceso en la que cada etapa es perfecta en sí misma y tiene un espacio y tiempo requeridos.

Otro punto muy importante a mencionar en este ensayo sobre perfeccionamiento, es la coherencia. Cuando nuestro corazón, que contiene a nuestro átomo primordial y a nuestra esencia no es escuchado, un desequilibrio en múltiples planos se produce. Al ser atendido nuestro corazón, éste es capaz de activar inmediatamente una red compleja de conexiones entre cuerpo, mente y espíritu (por mencionar algunos planos) y el mundo externo, que permite el despliegue de poderes y perfecciones intrínsecas y complejas que antes creíamos imposibles

 

La coherencia mental, emocional y pragmática produce que el campo magnético de nuestro corazón se amplíe exponencialmente. Es tan importante desarrollarla, porque es ésta la que  nos permite resonar con nuestro ambiente,  con las personas y lugares que vibran a esa frecuencia. Entonces al estar en coherencia creas un estado de equilibrio y te conviertes tu en un lugar sagrado desde donde puedes acceder a toda tu capacidad y poder, que se multiplican al conectarse con el resto de potenciales del mundo. El flujo de vida y transformación están ahora activados y el cuerpo se siente sano y fuerte para ejecutar el movimiento exigente, la mente está centrada y hábil, y el espíritu está en paz y se siente pleno y satisfecho.

 Elena Grish

Date:

30 Junio

Temática del proyecto:

10 Ensayos como aproximación a mi danza.

INFINITO IGUAL A UNO
10 Ensayos. Punto de Partida.
ENERGÍA
10 Ensayos. Punto de Partida.